Juegos de relajación para niños

Parece que los niños nacen con baterías especiales de larga duración y por ello no paran de jugar y moverse. Es importante que nosotros les enseñemos a calmarse y relajarse para un mejor descanso y autocontrol.

Existen varios juegos de relajación infantil que ayudan a los niños a tranquilizarse, concentrarse y tomar consciencia de si mismos. Si cada día dedicas a estos ejercicios entre 10 y 15 minutos cuando el niño crezca dispondrá de herramientas suficientes para reaccionar con calma ante situaciones complicadas y controlará sus posibles tensiones.

Son numerosos los beneficios de la relajación infantil:
-Les ayuda a enriquecer su sensibilidad y mejorar sus noches de descanso.

-Ayuda a aumentar la memoria y la concentración, lo que les permite mejorar sus capacidades de aprendizaje.

- Disminuye su nivel de estrés mental y muscular

-Canaliza sus energías, ajusta su nivel de activación y les produce bienestar general

-En niños muy nerviosos contribuye en la intervención de tics y otros síntomas relacionados con la ansiedad

- En casos de niños con asma están especialmente recomendados estos ejercicios ya que previenen las crisis respiratorias y aprenden a controlarse durante las mismas.

Es importante que tanto tú como el niño tengáis buena predisposición para realizar los siguientes ejercicios de relajación. No se les puede obligar y se debe plantear como parte de su tiempo de recreo los siguientes juegos de relajación para niños :

Estiramiento y relajación: Debéis estirar todo lo que podáis una parte del cuerpo y aguantar la postura durante unos segundos. Después aflojar suavemente y sin golpear esa parte del cuerpo y acabar con un ligero balanceo.

Balanceo: Imitando el movimiento de un columpio, realizad movimientos de vaivén de atrás a delante y de izquierda a derecha. Vuestras extremidades y especialmente el cuello deben estar relajados, sin rigidez, o podréis haceros daño.

Contracción-Distensión: Contraer un músculo durante unos segundos y luego aflojar la contracción de manera progresiva.

Caída libre: Levantad los brazos, luego las piernas, y dejadlas caer sin brusquedad ni golpeo. Repetir dos o tres veces la misma acción.

Si esto se convierte en un hábito tanto tú como el niño ganaréis en calidad de vida y en el futuro te lo agradecerá.

 juegos de relajación para niños

Deja un comentario

*